Los caminos de Eduardo Chillida

Juan Ángel Juristo / Madrid
'Peine del viento XVII' (1990) / Foto: Alberto Kobo - Sala Kubo
‘Peine del viento XVII’ (1990) / Foto: Alberto Kobo – Sala Kubo
Desde aquella retrospectiva de Eduardo Chillida, que acogió a más de 300 obras del escultor, en el Palacio Miramar, no se había realizado otra, hasta ésta que la sala Kursaal acoge ahora dedicada a su artista más universal. Se trata de la exposición de la Sala Kubo que con el título de ‘Bideak’, ‘Caminos’, acoge 130 obras que pretende dar a conocer casi de manera exhaustiva las diferentes vías que el escultor vasco adoptó para crear una obra referente en el arte moderno y que a la vez es comprensión ética y mirada al mundo actual. La muestra podrá visitarse hasta el 28 de septiembre y reúne prácticamente una gran parte de las piezas pequeñas y otras de gran formato, las menos, vale decir, todos los tamaños que el escultor, fallecido en 2002, utilizó y que forman parte esencial de su manera de entender el hecho artístico.
Las obras que se exponen son originales pero para que la cosa no quede coja se ha colocado un panel que recoge las 44 obras de Chillida que se encuentran repartidas por espacios públicos de todo el mundo, según explicó en la rueda de prensa donde se presentó la exposición Ignacio Chillida, uno de los ocho hijos del escultor y comisario de la muestra. Es de imaginar que con esta exposición se pretenda dar a conocer al gran público la obra de uno de los grandes artistas españoles de la segunda mitad del siglo XX, una importancia que no ha impedido que la Fundación Museo que lleva su nombre haya tenido que echar el cierre por problemas estrictamente económicos. Es de desear que esta muestra impulse de nuevo la apertura del Museo Chillida Leku, sito en un caserío del siglo XV que Chillida restauró en la localidad de Hernani, cerrado el último día del año 2010, y se puedan contemplar, de nuevo, obras de las que lo único que cabe decir es que son impresionantes, como ‘Buscando la luz’, de 27 toneladas y 9 metros de altura, ‘Lotura XXXII’, cuyo peso es de 60 toneladas u otras como ‘Estela’, que no miden más de un metro.La muestra está dividida en tres espacios. La primera acoge todo el proceso de creación de ‘El peine del viento’, no olvidemos que la muestra es donostiarra, que se extendió en un largo espacio de tiempo, desde 1966 a 1977, año en que se inauguró en uno de los extremos de la bahía de la ciudad. Pero los peines fueron una constante en la obra de Chillida desde 1952 en que comenzó a trabajar con ese concepto. De ahí que en el espacio central de la sala Kubo se exponga uno de esos peines verdaderamente agraciado. Se trata de una escultura que Chillida dedicó a su mujer, Pilar Betzunce, principal promotora del Museo Chillida Leku según su hijo, y verdadera presencia en la sombra respecto a ciertas persistencias presentes en el escultor. De hecho este peine expuesto fue una cabezonada de la mujer del escultor, que insistió una y otra vez en que la realizara. Por suerte.

La muestra se abre con un autorretrato de Chillida dedicado a Pilar Betzunce. A partir de aquí una serie de itinerarios realizados con piedra, en especial granito rosa, por el que sentía verdadera fascinación, y el acero, pero también el hierro, el alabastro, el yeso, el papel, incluso la chamota o grancilla terracota, que es una cerámica cocida reducida a granos que posee la ventaja de no contraerse al mezclarse con la pasta para esculpir, por lo que posee unas especiales características de textura que Chillida apreció, por ejemplo, la capacidad de quitar cierto exceso de plasticidad.

El hijo de Chillida ha optado por resaltar en esta exposición la faceta de la función pública que tuvo gran parte de la obra de su padre. De esta manera nos topamos con los dibujos y esquemas preparatorios de obras como ‘Elogio del agua’ , que se halla en Barcelona, ‘Elogio del aire’, sito en Gijón, ‘Lugar de encuentro III’, en Madrid y ‘Elogio a la tolerancia’ en Sevilla, obras que son la parte en que Chillida, fascinado siempre por lo público por su tendencia a la monumentalidad, pudo realizar, aunque siempre , en la trayectoria de los grandes, se topa uno con grandes frustraciones. En este caso la obra que quiso hacer en la montaña Tindaya, en Fuerteventura, recuerda el sueño de Miguel Ángel de esculpir en la propia montaña de Carrara.

Otra faceta de su gestión pública fue el de diseñador de logotipos para instituciones donde él se implicó por cuestiones morales y sociales. Hizo el de la Universidad del País Vasco, el del Orfeón Donostiarra, el de la Fundación Balenciaga y el de Gestoras pro Amnistía, movimiento al que se unió en 1976 y que coincide con su protesta ante la construcción de la central nuclear de Lemoniz, organización de la que se dio de baja cuando se hizo consciente de que la llegada de la democracia no iba a acabar con la violencia.

Finalmente, el tercer espacio, ‘Aztamak’, ‘Huellas’, acoge ya otro tipo de piezas, las más pequeñas, desde las de 1953, con ‘Ilarik II’, a piezas muchas de ellas en alabastro, éstas realizadas ya en el año 2000, al final de sus días. Así, ‘Homenaje a Pili’.

Veintidós años han pasado desde que en 1992, San Sebastián acogiera una exposición monstruo sobre Chillida. Ésta es más intimista y tiende a mostrar la faceta más pública y social del escultor, rescatando sus carteles, el diseño de logos: su faceta pública. Hay lugar también para la monumentalidad, pero ésta queda reducida a su presencia gráfica.

Aquello que está hecho para permanecer en un determinado lugar no debe moverse.

 

5 / 5 (1 votos)
    • Deja comentario
    • Imprimir
    • Recomendar artículo
    • Aumenta fuente
    • Disminuye fuente

 

Una respuesta a Los caminos de Eduardo Chillida

  1. Publicado en ARN DIGITAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s