La edición de Dr. Zhivago, una historia del Superagente 86

Juan Ángel Juristo / Madrid
En 1956, un avión que hacía la ruta de Roma a Milán, cambió de dirección y aterrizó… en Malta. Los pasajeros fueron desalojados del aparato y trasladados a una sala del aeropuerto mientras en el avión unos hombres vestidos de negro, parece ser cierto, rebuscaban en una maleta en busca de algo precioso. ¿Joyas? ¿dinero? ¿uranio de contrabando? ¿planos militares altamente estratégicos? No, buscaban el manuscrito de una novela de casi seiscientas páginas y lo encontraron. Fotografiaron la novela, la devolvieron a su maletín, y con los pasajeros ya a bordo, el avión tomó rumbo a Milán. El manuscrito era el de ‘Dr. Zhivago’. Los hombres de negro, agentes de la CIA.
Esta información, que parece tener mucho de leyenda es parte sustancial del libro de Ivan Tolstoi, desconozco si es familiar de ese monstruo de la literatura que escribió ‘Ana Karenina’, que está dedicado en su integridad a desvelarnos los avatares de la publicación de ‘Dr.Zhivago’ en Occidente, en plena guerra fría. El libro es divertido, se lee al modo de una novela de John Le Carré, lo que sucede es que tiene episodios más propios de la serie de televisión ‘Super Agente 86’, aquella comedia creada por Mel Brooks y que protagonizaban Dom Adams como el agente Maxwell Smart y Barbara Feldon como la agente 99, que de un thriller de dramáticos personajes y negras conclusiones. El libro se titula ‘La novela blanqueada. El Dr. Zhivago de Pasternak entre el KGB y la CIA’ y ha sido publicado por Galaxia Gutenberg- Círculo de Lectores.

Esta incidencia en la farsa no es capricho de humoristas como Mel Brooks sino que en cierta manera el espionaje como actividad es proclive al ridículo. Recuerden la pose un tanto estúpida del personaje clásico que atisba por el ojo de una cerradura y entenderán todo lo que sigue, su lado chusco, su lado irónico, de farsa, pero también de oscura melancolía, de conclusión proclive a ver en los entresijos del poder una comedia casi digna de Moliére.

Pero la gracia de este libro consiste en haber bajado por unos instantes la cultura del pedestal donde todos la instalamos … para volver a integrarlo en su sitio un poco más tarde. En ese poco está contenido lo que se cuenta en el volumen y la la cosa no desmerece. Para más INRI hay que decir que tanto elemento de farsa parece justificarse por los resultados obtenidos: la CIA quería que el libro se editas en ruso en Occidente y, así, presionar para que le dieran el Nobel a Boris Pasternak y, de ese modo, desgastar a la URSS,en esa eterna derrota en todos los frentes que parecía no tener fin. Lo que interesa de este libro es que muestra que la cultura no estaba exenta de tamaña guerra, y muchos sabemos de ello, pero lo cierto es que no abundan los libros que se centren en este tema, antes bien, se oculta por motivos, supongo, meramente supersticiosos.

El caso es que desde que los norteamericanos se enteraron de que existía la novela, decidieron convertirla en un símbolo antisoviético, algo que contó Tolstoi en la revista Time en 2006 en un largo y curioso artículo que dio mucho que hablar. Pero el libro puede leerse, de hecho debe leerse, como una biografía de Boris Pasternak, ya que Tolstoi nos cuenta con detalle su infancia y sus años de aprendizaje en Alemania, su simpatía inicial con la Revolución, el lugar que ocupó como poeta en aquellos primeros tiempos de la Revolución, el modo sutil en que supo escurrirse del círculo de hierro estalinista, sus amoríos, su magnífica labor como traductor de Shakespeare, Goethe y Verlaine y, luego, claro está, el descubrimiento de la novela y de qué modo Pasternak eludió a soviéticos y occidentales jugando sus bazas con un instinto de supervivencia extraordinario.

Pasternak comenzó la redacción de la novela en 1945 y se publicó en 1957… en italiano, no en ruso, en la editorial Feltrinelli, un magnífico editor de ánimo de extrema izquierda que publicó el libro para demostrar al mundo que en la URSS no sólo se escribían bodrios socialrrealistas. Lo consiguió, además, con éxito de ventas inusual, tanto que la voz de un Vladimir Nabokov tachando la novela de rematadamente cursi fue ahogada en la indiferencia ante comentario tan incómodo, pues hay que decir que la narración es un drama de amor de tono subido y sufrimiento, felicidad y redención a partes iguales… vale decir, la vida, que es un culebrón. Salvo que el libro poseía altura literaria y en esto se mostró irresistible: conquistó a todos.

Pero la CIA no estaba contenta con todo el asunto y quería más, es decir, que le dieran el Nobel al escritor y pensaron que una de las condiciones para lograrlo era que había que publicar el original ruso en ruso. Y lo financiaron y lo publicaron en la editorial Mutón de La Haya bajo el sello de Feltrinelli, y presionaron para que le concedieran el Premio sin saber que no es requisito para la concesión del mismo el que la obra está publicada en el idioma original. El caso es que a Pasternak le dieron el Premio en 1958 y mostró su agradecimiento en un telegrama, aunque una semana más tarde renunció al mismo porque, decía, el Premio ofendía a su país.

Tiene gracia pensar que ganaron todos: la CIA porque consiguió su objetivo; la URSS porque consiguió que el autor renunciase al Premio; el autor porque consiguió fama y reconocimiento al final de sus días, él, uno de los grandes de la poesía rusa del siglo. En fin, avatares de la guerra fría que Tolstoi cuenta con la gracia de un buen libro escrito por un periodista de los de verdad. Así eran aquellos tiempos y lo agradable de todo este asunto es que se pueda contar en clave de farsa. Como la gira de ‘Porgy and Bess’ por la URSS que Truman Capote relató excelentemente en un libro poco conocido, ‘The Muses Are Heard’. El libro es de 1956 el mismo del descubrimiento de ‘Dr. Zhivago’. En fin…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s