Jimi Hendrix se come a Haendel

La carrera de Jimi Hendrix fue meteórica, tanto que en realidad duró menos que un lustro, pero lleno de una intensidad casi alarmante. Entre el año 1968 y 1969 vivió en Londres, en la muy estimable Brook Street, en el muy estimable barrio de Mayfair, y una placa, de esa redondas y ornadas de azul metropolitano que las hay a miles en Londres, nos recuerda que allí vivió. Justo al lado residió Georg Friedich Haendel, a quien se le rinde perpetuo homenaje en una especie de Museo sito en ese lugar y que también ocupaba parte del apartamento donde vivió Hendrix. Ahora se quiere dedicar un Museo a quien fue uno de los grandes guitarristas de la segunda mitad del siglo XX. El Museo Haendel tendrá ahora que hacerse más estrecho.

Quién haya visitado Londres sabe que es raro no encontrarse en alguna sala de conciertos o una iglesia donde no se represente ‘El Mesías’, la obra de Haendel que los británicos adoran hasta límites insensatos. La leyenda perversa quiere que Hendrix, cuando vivió en Londres, no supiera siquiera, o no le interesase, saber quién había sido su vecino. La leyenda perversa es sólo eso: de hecho Jimi Hendrix adoraba ‘El Mesías’ y si bien había salido de la obra en su estancia londinense, el reconocimiento de un músico excelente a un músico genial fue cabal.

“Es el único hogar que tuve en mi vida”, dijo Hendrix cuando le preguntaron sobre el apartamento ubicado en una espléndida casa del siglo XVIII y en la que ya lucía la placa azul dedicada al autor de ‘El Mesías’. Cuarenta y cinco años después de su muerte, en Londres, pero no en aquella casa, se le quiere habilitar un Museo. Pero el problema reside en que la cosa no va a pasar de ser un invento ya que se quiere decorar como un apartamento típico de los años setenta, casi funkie, y el asunto puede rozar el kitch, justo por mera coherencia ornamental, algo que no sucede en la vida.

Hendrix estuvo un año y medio en Londres. Originario de Seattle, de sangre india y negra, algo explosivo, no hay más que fijarse en Tina Turner, Hendrix llegó a Londres en 1966, antes de hacerse famoso. Se instaló en 1968 en el número 22 de Brook Street, con su novia de entonces, Kathy Etchingan. El apartamento les costaba en aquel entonces 30 libras esterlinas , algo que visto los precios actuales, parece extravagante. Ahora, ya dijimos, ese apartamento pertenece al Museo dedicado a Georg Friedich Haendel. El compositor alemán, nacionalizado británico, de hecho sigue siendo considerado el gran músico inglés de todos los tiempos, vivió en el número 25, que corresponde a la casa contigua. Esta vecindad, sólo rota por un espeso muro, hizo que en 2001, el Haendel House Museum se quedara con el apartamento vecino. Al fin y al cabo los dos eran músicos y famosos…

Ahora, según The Guardian se quiere establecer el Museo Hendrix. La organización del patrimonio Heritage Lottery Fund debe anunciar en breve una subvención de un millón y medio de euros para restaurar el apartamento de Hendrix y darles la apariencia que tenía en 1968. Y lo cierto es que se cuenta con objetos personales, donde su obra y herencia musical deberían tener un lugar para ser mostrados con carácter permanente.

Porque lo cierto es que se han hecho exposiciones sobre la figura y el legado de Hendrix. En 2010, conmemorando el cuarenta aniversario de su muerte, se había hecho una exposición de bastante envergadura, pero el carácter temporal de la misma hizo que este tipo de eventos dejaran de realizarse porque hubo, por ejemplo, que llevar los cachivaches relativos a Haendel a los pasillos y rincones más inverosímiles para dar cabida a los de Hendrix. SE supone que la subvención del Heritage Lottery Fund debe otorgar suficiente holgura a los nuevos espacios para que el Museo Haendel siga exponiendo su patrimonio.

Las nuevas salas dedicadas a Hendrix dejarán rastros del compositor de ‘El Mesías’, aun sea bajo formato de discos, ya que Hendrix poseía una colección de obras de Haendel, y no sólo de su obra más celebrada. Se prepara también al público para algo más difícil de demostrar: que en los endiablados meandros de algunas piezas de Hendrix se hallan rastros de acordes de Haendel. No las he encontrado, pero uno es un profano en la materia.

En lo que no coincidieron fue en el lugar de la muerte. Haendel murió en Brook Street,en su cama, a los 74 años. Jimi Hendrix tenía que hacer una gira por Europa pero se había separado poco antes de su novia. Así que dejó el apartamento y se mudó a un hotel de Notting Hill a fin de prepararse para la tournée: se le encontró muerto el 18 de septiembre de 1970 después de haberse bebido un enorme trasiego de vino y barbitúricos. Se ahogó por el vómito que le provocó la mezcla. Tenía 27 años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s