Ignacio García Valiño, el indagador de emociones

 

Juan Ängel Juristo

Ignacio García Valiño nació en Zaragoza en 1968. Psicólogo educativo, compaginó siempre su pasión literaria con labores en centros de educación especial. Su experiencia sobre la conducta la llevó a cabo con gran éxito en novelas como La caricia del escorpión y, sobre todo, con Querido Caín, de afortunado título. Ignacio García Valiño era nieto del teniente general Rafael García Valiño, un militar destacado en el Régimen franquista que, curiosamente, fue destituido de sus cargos cuando se decantó por las resluciones de la ONU sobre la descolonización del Sáhara en contra de las tesis del Gobierno español. Fue su única incursión en la política.

Conocí a Ignacio García Valiño cuando quedó finalista del Premio Torrevieja de Novela con Querido Caín. No era mala condición, al igual que cuando fue finalista del Premio Nadal con La caricia del escorpión, y ello por un mtivo: salvo contadas excepciones los finalistas de ciertos premios podían presumir d e una calidad literaria mayor que el escritor que se llevaba el galardón más alto. Las bodas de lo mediático con la literatura apuntaba ya maneras. Hasta llegar a Mario Vaquerizo todavía quedaba un buen trecho.

De Ignacio sólo puedo decir que era uno de los escritores de su generación más fascinantes. Más fascinantes como escritor y como persona. Dotado de una enorme serenidad, educado hasta reflejar una timidez que no era tal, culto, divertido, poseedor de una ironía muy fina, me llega la noticia de que ha muerto victima de un cáncer cerebral. Uno se ha acostumbrado a no lamentarse más por lo rremediable que lo necesario pero en el caso de Ignacio García Valiño la rabia se apodera del ánimo porque a su personalidad se le unía la juventud y esa mezcla es proclive a producir algo más que cierta melancolía.

Como escritor fue persona libre, lo que es mucho decir. Con ello me estoy refieriendo a una cualidad escasa, y que es la del hombre que pasa por el milieu, palabra algo pasada de moda pero que lo dice todo, pero el milieu no pasa por él. Ignacio era escritor prometedor, de esos que podía dar la campanada de un momento a otro porque cualidades no le faltaban y algunas de sus novelas poseen una calidad más que notable. Ya no es posible.

Yo conocí a Igancio como persona cuando quedó finalista del Torrevieja pero ahondé en su cualidad de escritor cuando leí la novela por la que obtuvo el Premio, Querido Caín, una de las indagaciones más precisas que se han hecho en la joven literatura española sobre la perversidad. Podría decirse que gran parte de los planteamientos de García Valiño tenían que ver con su profesión como psicólogo educativo, pero eso conllevaría una falsa perspectiva pues no por ser psicólogo se es buen escritor, como mucho puede ser cualificado de brillante profesional. Curiosamente ejercía profesión parecida a Lobo Antunes, y su literatura se mueve en cualidades muy distintas a las del escritor portugués.

Tan libre como escritor que no hay más que repasar sus temas. Su novela El corazón de la materia se atreve con una situación que se supone fácil en un psicólogo, una ruptura sentimental, pero el protagonsta es un físico experto en particulas subatómicas. No es frecuente, es más bien extraño, que un novelista se interese por un científico cuando éste no comete locuras a lo Frankestein. Este tipo de cosas nos otorgan ciertas claves de la personalidad de García Valiño.

Otra: cuando le conocí le pregunté si era familiar de Rafael García Valiño y me dijo algo así como que la pregunta desvelaba la pertenencia generacional. La suya no sabía del teniente general.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s