Gastón Baquero y la victoria del espíritu

‘Fabulaciones en prosa’ es un antología de escritos de Gastón Baquero que ha editado la Fundación Banco Santander en edición y prólogo de Alberto Díaz-Díaz. Se da la casualidad de que se cumple el centenario del nacimiento del poeta cubano y, a la vez, la Fundación Banco Santander inauguró esta colección Obra Fundamental, hace quince años de la mano de Camilo José Cela, con la edición de la ‘Obra Completa’ de Gastón Baquero. De ahí que el libro se presentara con todos los honores en el Instituto Cervantes con la presencia de Luuís Antonio de Villena, el director de la Institución, Víctor García de la Concha y el director de la Fundación Banco Santander, Borja Baselga. Con esta nueva publicación, una excelente antología, se ofrece así un merecido homenaje al centenario de quien fue, junto a Guillermo Cabrera Infante, una leyenda del exilio cubano en la propia isla, algo que ni el propio poeta imaginaba.

De aquella publicación magnífica, Gastón Bauqero aún vivía, ocurrida hace quince años, el propio poeta dijo que sólo se le ocurría, ante tamaña maravilla, cruzar los dedos, tocar innumerables trozos de madera y elevar una plegaria a San Judas Tadeo, protector de los niños menores de dos años y de los viejos menores de cien. Esta antología parte de aquella edición, es una especie de quintaesencia de sus ensayos más significativos, una edición, por lo demás, en la que tuve algo que ver y que relato porque es una buena muestra de lo que podía figurar Gastón Baquero entre los cubanos, un misterio muy difícil de entender entre los suyos.

Fue en la FNAC y el aforo estaba lleno, pero esta vez muy lleno, porque aunque el espacio era pequeño la asistencia se derramaba por los aledaños. Yo presenté el libro de Gastón Baquero y en la mesa, junto a mí, se encontraba un poeta cubano recién llegado de la isla porque el Régimen castrista se dio cuenta de que convenía hacerle honores al que hasta entonces había sido catalogado como menos que cero. Hablamos toda la tarde, se recitaron poemas, por parte sobre todo del poeta recién llegado de La Habana, y en un momento determinado afirmé que Che Guevara había sido un militar bastante malo y sobrevalorado y que el asalto famoso que protagonizó fue un acto de chiripa. Cuando acabó la presentación, un señor con pinta de coronel británico de los tiempos de Evelin Waugh, que estaba sentado al lado de la hija de Fernando Ortiz, el gran antropólogo, se levantó y me felicitó por lo que había dicho… del Che Guevara. Dijo haber sido el encargado de seguridad de Batista y afirmó haber salido en el último avión del aeropuerto de La Habana mientras los barbudos entraban en la ciudad. Ni que decir tiene que no supe qué decir. Entre el poeta recién llegado de la isla y el militar con bigote rubicundo con aspecto de coronel del Imperio británico se agotó el espectro de lo que Gastón Baquero podía abarcar, vale decir, casi todo. El lograr reunir elementos sociales tan dispares, el poeta recién llegado era, además, mulato, sólo es cosa de unos pocos y Gastón Baquero poseía esa cualidad. Esa rareza aún acompaña a su recuerdo y legado. Gastón Baquero es único, inclasificable. ¿Hay algo más humano?

Era de Banes, el mismo pueblo que el dictador Batista, y llegó a senador bajo su mandato, aunque lo importante de Baquero en esos extraños y paradójicos años de La Habana, nos ahorramos por ahora su condición de excelente poeta, fue el de secretario de redacción de Diario de la Marina, un importante periódico habanero de la época y donde escribió innumerables artículos que esta antología recoge, así como algunos publicados en ABC y en el Nuevo Heraldo.

Cuento anécdotas así para ilustrar el extraño carácter, casi de otro mundo, de Gastón Baquero. No había por donde agarrarle, simplemente porque era hombre extremadamente independiente. Fue persona nacida en la pobreza y en saber buscarse la vida por sí mismo. De ahí que cuando llegó a España, en el temprano 1959, fue de los primeros en exilarse porque tenía fama de hombre conservador y había sido senador del Gran Dictador, con grave peligro de su vida, él, que había defendido siempre a los exilados españoles en Cuba, a Juan Ramón Jiménez, a María Zambrano, a Menéndez Pidal, a Marquina, a Juan Chabás, se encontró con que la progresía intelectual española, que en aquellos tiempos era la única que poseía cierto prestigio, le volvió miserablemente la espalda.

Aún y así, poco a poco se ganó cierta escondida leyenda, de escritor de culto, acorde con su valía, de poeta excepcional, raro, pero no único, pues pertenecía a la cuerda de sus amigos habaneros, de Eliseo Diego, de Lezama Lima, todos los del grupo Orígenes, algo de lo que podemos percatarnos por la amplitud de criterio que despliega en los ensayos recogidos en la antología, ensayos que abarcan desde un comentario a la figura de Guillermo Cabrera Infante, como cartas a amigos muy cercanos, como Gerardo Diego, e incursiones en los grandes de la literatura, Thomas Mann, Paul Valéry, Goethe, un curioso ensayo sobre Gore Vidal, Paul Claudel, Bernard Shaw, Cecil Beaton, Pablo Neruda, así como a españoles como Julián Marías o Manuel Gómez Moreno.

Gastón Baquero lo tenía todo para ser un marginado. Era mulato y homosexual en un país, Cuba, que se hizo con la trata de esclavos, lo que le hizo ser un hombre que poseía el dolor de la raza, un hombre que defendía su espiritualidad africana y que la combinaba a la perfección con el legado europeo y americano.

De esa combinación se desprende el barroquismo extremo de su imaginación, que hizo creer a muchos que era un afortunado descendiente de acaudalados burgueses. Paco Umbral le rindió homenaje por sus enormes fabulaciones y máscaras. Nosotros nos quedamos aquí…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s