Foyles estrena nueva sede en Londres

Juan Ángel Juristo / Madrid
La expectación ha sido enorme: en plena crisis del mercado del libro, cuando por todo el Reino Unido se cierran librerías y el mercado del libro electrónico conoce un auge inusitado, la librería Foyles, probablemente la librería más famosa del mundo si atendemos a ciertas razones, se ha trasladado de su sede habitual de Charing Cross, visita obligada para los que íbamos a comprar libros raros y, por supuesto, polvorientos, a Londres, a otra cercana, donde ha apilado 200.000 volúmenes alineados en seis kilómetros de estanterías. Se inauguró el sábado pasado y la cosa ha tenido aires de acontecimiento. De hecho es la mayor librería que abre en Reino Unido en lo que va de siglo y la expectación generada tiene que ver mucho por lo que tiene de gesto, de reto, en tiempos nada propicios a la venta de libros en papel.
 
Pero los Foyles pertenecen a una saga de libreros extraños que combinan cierto desaliño aparente con una intuición tremenda sobre lo que debe ser un negocio. Los hermanos Foyles abrieron en 1903 una librería, que trasladaron en 1906 a Charing Cross Road, que es la zona donde se encuentran la mayor parte de las librerías londinenses, y no se ha movido de esta calle en los cien años de su existencia aunque hay que decir que sí de locales. De hecho al que acaban de abandonar este viernes se trasladaron en 1929 y ha sido el lugar mágico que habitábamos cuando íbamos a Foyles muchas generaciones, bueno, también en Dillon´s: perderse entre sus innumerables estanterías y atrapar un libro extraño, que ni los dependientes sabían que estaba allí, lleno de polvo y, por supuesto con el precio sin actualizar, era toda una aventura. Y como perderse en esos pasillos que parecían no acabar nunca es espacio para generar leyendas, las oí de todo tipo y condición. Un amigo dijo haberse encontrado por una ganga que no llegaba a 50 libras una edición bellísima de la ‘Obra Completa’ de Joseph Conrad. A estas alturas el que la historia fuera cierta o no daba igual: Foyles generaba su propia leyenda y lo cierto es que ese desaliño propició que muchos fueran a la librería a robar. Y la cosa ha cundido tanto que The Guardian llegó a asegurar en un reportaje publicado el viernes pasado que en Foyles se robaba más que se compraba.

Lo que no ocurrirá en la nueva sede ubicada a dos edificios de distancia de la vieja Foyles y ocupando el espacio dejado por una antigua Facultad de Arte con una superficie equivalente a 13 pistas de tenis repartidas entre cuatro plantas. Los Foyle siempre han hecho las cosas a lo grande, ya que pertenecen a una saga que entendió que había que ofrecer en el mercado del libro todo lo que fuera factible de ser vendido, siguiendo así la tradición de principios de siglo de ofrecer una réplica cultural, libresca, de lo que representaban los grandes almacenes: no es casual que más o menos por la misma época surgieran Gibert en París, al comienzo del Boulevard Saint Michel, donde felizmente aún siguen; Foyles en Londres y Espasa Calpe en la Gran Vía de Madrid. Nuestra editorial resumió muy bien ese espíritu que animó a estas grandes librerías: la Casa del Libro. De todos los libros.

Sam Husain, director de Foyles, ha vendido un reto basado en las relaciones humanas directas y cordiales frente a empresas como Amazon, en la idea de que los que se pierdan por las estanterías charlen con los compradores y tengan la oportunidad de departir con autores. “Si acuden a la librería 200.000 personas a comprar su libros es porque prefieren esta forma de comprar”, ha declarado. Evidencia que tiene, aunque no lo parezca, mucho de gesto gallardo, ya que 200.000 personas son muchas, incluso para Londres.

Pero el local está diseñado para atraer gente, hacer el sitio fascinante, pues la idea de Alex Lifschutz, arquitecto encargado del proyecto de renovación, ha sido la de ofrecer un espacio que parezca que reúne muchas pequeñas tiendas, y, de paso, que tenga la apariencia de una librería universitaria, al decir de Simon Heafield, que es coordinador de mercadotecnia y comunicación de Foyles. Ya digo: una saga familiar que juega al descuido pero que posee expertos en mercadotecnia. Esas cosas, ahora, generan confianza.

La nueva librería cuenta con un auditorio para 200 personas que acogerá desde el 11 de junio al 5 de julio el Festival de Apertura, que presentará a escritores, donde habrá actuaciones de música en directo y proyección de películas. Una librería tradicional, Foyles, renovada y haciendo frente a los retos que supone el nuevo Londres. En esa constante renovación, parecen decirnos, está su quietud, su esencia. Algo en que coinciden con la imagen que ofrece al exterior la ciudad: tradicional pero siempre renovándose, hasta colocarse en la vanguardia. Es parte del marketing que está dando a Londres muy buenos resultados.

Y como hay que vender tradición y Londres la posee a raudales, valga como muestra un botón, ahora que acabamos de conmemorar el desembarco de Normandía. Según adjuntan los responsables de la librería en el folleto en que anuncian la inauguración de su nueva sede, durante las sesiones de quemas de libros que tenían lugar en Alemania en los años treinta, a los hermanos Foyles se les ocurrió llegar hasta el propio Hitler ofreciéndose a comprarle los libros que iban a quemar. La oferta fue un fracaso, pero a tenor de lo que ocurrió después no iban nada desencaminados: imaginen lo que costarían ahora esos ejemplares.

Con ese olfato para los negocios la inauguración de la nueva sede llena a todos de esperanza.


5 / 5 (3 votos)
    • Deja comentario
    • Imprimir
    • Recomendar artículo
    • Aumenta fuente
    • Disminuye fuente

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s