Darío de Regoyos, nuestro impresionista

Juan Ángel Juristo / Madrid
El año pasado se cumplió el centenario de la muerte de Darío de Regoyos, que murió en Barcelona de un cáncer a los 55 años, y el Museo de Bellas Artes de Bilbao lo recordó con una gran exposición sobre su obra, algo que hay que agradecer porque es un pintor todavía poco valorado en España. El Thyssen acoge ahora aquella exposición, un poco más menguada, en una retrospectiva de unas cien obras del pintor que estará en el Museo hasta el 1 de junio, fecha en la que viajará al Thyssen de Málaga donde estará todo el verano. La última muestra de Regoyos en Madrid la realizó la Fundación Mapfre en 2003 y fue una exposición muy visitada. A pesar de ese éxito, sin embargo, Regoyos no ha sido valorado nunca en su justa medida. Guillermo Solana, director artístico del Museo Thyssen espera que con esta muestra se cambie esa tendencia que considera injusta.
Autorretrato
Autorretrato
La cosa viene de lejos, de todas maneras. Hay que decir que hace un siglo los escritores tomaban partido en las disputas de las artes plásticas y así, mientras la Generación del 98 subió a los altares a Darío de Regoyos, la única vez en que este pintor nacido en Ribadesella alcanzó lo que puede definirse como la gloria, lo quisieron Azorín, Baroja, Valle Inclán, Ramiro de Maeztu…, y también músicos como Arbós o Isaac Albéniz, o poetas como Juan Ramón Jiménez le detestaron. Juan Ramón quería mucho o detestaba, sin término medio. Regoyos le pareció siempre un ser vulgar, sin atisbo alguno de talento, aunque sin llegar a las atrocidades de Santiago Puig, crítico de aquel momento, que, haciendo alardes lingüísticos afirmó que “Darío de Regoyos no causa ‘impresión’ alguna”, amén de acusarle de que se le habían subido las nieblas nórdicas a la cabeza, lo que en la España de aquel momento significaba estar confuso, en agudo contraste con la claridad mediterránea.

Sin embargo Darío de Regoyos es el único pintor español que cumple a la perfección con el canon impresionista. Podrá disputársele el genio pero no la pertenencia a la escuela. Conoció a todos los grandes pintores de aquel grupo, desde Toulouse Lautrec a Renoir, pasando por James Ensor (a quien no hay que olvidar cuando nos acerquemos a las pinturas de entorno tenebroso de Regoyos), a Signac, o Cézane (en estos momentos sus obras comparten espacio dentro del mismo Museo), e hizo amistad con Pissarro, con quién realizó algunas obras conjuntas, y fue este pintor el que le presentó al galerista Durand Ruel, que fue el que le abrió las puertas de la fama.

Conviene decir, sin embargo, y esta actitud explica muchas derivaciones posteriores, que Darío de Regoyos nunca quiso integrarse en el grupo de los impresionistas, a pesar de que siguió al pie de la letra el canon, y que ese desapego le pasó factura. Con todo, es el único pintor impresionista con que contamos en España, y aunque sólo fuera por eso convendría que su figura se reconociera en la importancia que merece.

La muestra reúne un centenar de obras y está estructurada dentro de un estricto orden cronológico que coincide con un orden geográfico, ya que Regoyos fue un gran viajero que recorrió Bélgica, Holanda, Francia e Italia. El primer país que visitó fue Bélgica, luego viajó a Holanda, donde pintó algunas vistas de Haarlem, y después Francia donde consiguió reconocimiento: no hay que olvidar que expuso en el Salón de los XX junto a van Gogh, Whistler, Monet, Manet y Sargent, haciendo de este movimiento, junto a los anglosajones, uno de los primeros, dentro de las vanguardias, de alcance mundial.

La retrospectiva se inicia con obras creadas en sus primeros años, cuando fue a Bélgica y se interesó por los paisajes nocturnos. Aquí se pueden ver ‘Paisaje nocturno nevado’, ‘Alrededores de Bruselas’, ‘Efectos de luz. Estación del Norte. Bruselas’. A continuación los cuadros que le han otorgado tipismo: los lienzos que retratan la España de provincias, esa España que recorrió con su amigo belga Émile Verhaeren, esa España negra que alcanzó con Solana plenitud barroca y que fue el motivo de que los hombres del 98 se fijaran en él. Así, ‘La fe te salva, ‘Por los muertos’, ‘Víctimas de la fiesta’… el cuadro recoge cadáveres de caballos destripados después de una corrida de toros. Regoyos recoge, pues, en el lienzo las polémicas entre taurinos y antitaurinos que causaron polémica en la época. Lo dije antes los hombres del 98 le adoraban, incluso por su dulce ingenuidad, como dijo Azorín.

Luego la etapa, dentro del apartado ‘Divisionismo’, de las corrientes que atrajeron a Regoyos más tarde, el neoimpresionismo de la mano de Signac, de Seurat, de Pissarro, del puntillismo, que dejó pronto. Lo que quería era pintar al aire libre y esas técnicas nuevas restringían el empleo del caballete con la libertad que le otorgaron los primeros impresionistas. Es, con toda probabilidad, la etapa menos feliz de su carrera. No encontró su centro. Y se nota.

La muestra, en la que se exhiben cuatro cuadros que pertenecen a la baronesa Thyssen, nos introduce de lleno en la obra de nuestro único impresionista, preterido desde que España se asomó a la Modernidad. Es probable que no fuese un pintor de portentoso talento pero su importancia es obvia, y tengo para mí que el gran problema de Regoyos es su falta de centro: probó muchas técnicas y en ninguna terminó por encontrar su camino hacia los astros, algo fatal para un artista.

Aun y así…

Anuncios

Una respuesta a Darío de Regoyos, nuestro impresionista

  1. paco otero dijo:

    aquí en el pueblo ciudad donde vivo ahora nació un escultor, que fue medalla de oro de bellas artes de Paris y que le entrgo el propio NAPOLEON… una de sus obras preside el nuevo hall (NO SE SI ESTA BIEN ESCRITO) del museo del Prado…bien si preguntas por el “Alvares Cubero” te diran que es un INSTITUTO DE SECUNDARIA…sigamos, LOZANO SIDRO, PINTOR E ILUSTRADOR DESTACADO DE PRINCIPIOS DEL XX en ABC y BLANCO Y NEGRO TIENE MUSEO PROPIO el cual no ha sido visitado por la inmensa mayoría de los priegenses…que si saben y conocen todas las virgenes y cristos y que apenas si tenemos dos meses sin procesion semanal…la España culta, que por supuesto que esta, bien conoces amigo Juristo que esta en franca minoría y que los llamados gestores culturales con el mayor descaro solo atienden productos a los que se podría llamar AVECREN-ARTE…EN FIN NO SIGO…mi corazón se altera y mi razón no da para mucho mas…ANÉCDOTA “EL PEQUEÑO SALON COMEDOR DE MI CASA FAMILIAR, EN MADRID SIEMPRE ESTUVO UNA LAMINA BARNIZADA Y CON MARCO EN ORO VIEJO DE …Dario de Regoyos la compre en el rastro por 50 pesetas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s