Sus mejores páginas

Si se han preguntado alguna vez sobre qué páginas escogerían los escritores de su propia obra y las razones de ello no lo duden, consulten el libro Mil bosques en una bellota, que ha publicado Duomo Ediciones. Se trata de una antología realizada por Valerie Miles a veintiocho escritores españoles y latinoamericanos donde éstos escogen algunas páginas que consideran son las mejores de su producción, a la vez que mediante la contestación a tres preguntas de un inteligente cuestionario dan cuenta del origen de su producción, cuales son los escritores que más les han influido y en una coda responden a una pregunta, esta sí, específica a cada uno de ellos. El resultado: un libro inteligente, entretenido y dador de una profunda pedagogía literaria.

Confiesa Valerie Miles que esta idea no es muy original y que se basó en una antología de Whit Burnett, This is My Best. Over 150 self chosen and complete masterpieces and the raisons for their selection, que fue publicada en 1942 por Dial Press. En ella participaron escritores como William Faulkner, Pearl Buck, autora hoy día totalmente olvidada, Sinclair Lewis, autor hoy día muy poco leído pero que arrasaba en los años treinta, Ernest Hemingway, Willa Cather, Wallace Stevens, William Saroyan, otro escritor indiscutible del momento, Lilliam Hellman, Dorothy Parker… en fin, una antología que leída hoy día supone algo más que una lección de arqueología literaria, en tanto en canto sirve como marco idóneo para dar a conocer lo que pensaban los escritores de u obra y, de paso, la antología misma es un modelo de lo que se pensaba debía ser una obra de este tipo en los años cuarenta en el mundo anglosajón, incluidas las notables ausencias, casos de T.S. Eliot o Gertrude Stein. Ausencias que revelan, por ejemplo, que el libro se hizo estando en plena guerra. De ahí la ausencia de estos dos escritores, que gozaban de cierta legendaria excelencia en aquel momento.

Esta antología donde se da cuenta de la metáfora de la bellota, muy del gusto del Dr. Samuel Johnson, no pretende ser tan exhaustiva pero sí adopta la misma actitud de media distancia ante las cosas y los acontecimientos que tan buen resultado ha dado en el mundillo cultural anglosajón. Antologías de este tipo son muy numerosas y suelen ser de alta calidad si las comparamos con las copias un tanto nefastas que hicimos por estos pagos hace unos treinta años  y que tuvo su apogeo en los ochenta y noventa, donde no había semana que no se editase una antología de escritores, normalmente escritoras, que hablaban de sus madres, de sus maridos, de sus hijos, en fórmula periclitada y muy aburrida desde que a alguien se le ocurrió indigestarnos con ese tipo de alimento literario. Ni que decir tiene que esta antología nada tiene que ver con aquellas de triste recuerdo y si algo tiene a su favor es el de estar realizada con inteligencia, atino y honradez intelectual. Si les parece poco, atiendan a su conciencia: ¿de cuantos libros se puede decir lo mismo?

Veintiocho autores españoles y latinoamericanos. No están todos pero si los más representativos y otros poco conocidos en España pero que, suponemos, dotados de una alta calidad a juzgar por lo leído y que, de seguro, picarán la curiosidad del lector atento. Desde luego Mario Vargas Llosa, desde luego Alfredo Bryce Echenique, desde luego Juan Goytisolo, y Sánchez Ferlosio, Sergio Pitol, Javier Marías, Eduardo Mendoza, Antonio Muñoz Molina, Rafael Chirbes,  Ricardo Piglia, así como Evelio Rosero, Elvio Gandolfo, Aurora Venturini o Hebe Uhart. Cada uno, además, dueño de una parcela de realidad literaria en la narrativa en español que se  hace hoy día, una parcela muy específica y cuidadosamente cultivada. La gracia de esta antología es que es una antología de narradores, casi diría de novelistas, aunque hay por ahí algún insigne cuentista como Sergio Pitol, lo que añade cierto riesgo en un tipo de género que hasta ahora ha sido coto casi exclusivo de poetas, lo que por otro lado es lo obligado ya que un poema se puede leer en su totalidad y esta tipo de antologías son necesariamente fragmentadas, vale decir, mutiladas.

Tampoco esto es un serio problema. La verdad es que esta antología está realizada para que no se lean las páginas que los autores han escogido de sus obras, ¿ a quién le interesa leerse una páginas sin continuidad alguna  de La fiesta del chivo, pongamos por caso? , sino para que averigüemos, por curiosidad nada malsana, qué páginas creen los autores que son las mejores suyas. Terrible error, por parte del lector, si piensa que se va encontrar con algo parecido a una revelación. En cualquier caso, pensar lo contrario tendría más sentido. Esto los poetas lo saben muy bien y se guardan los antólogos de pedir a los autores que escojan sus poemas, como le pasó a Octavio Paz con aquella célebre primera antología de la poesía latinoamericana. Tengo amigos que se han leído el libro, quiero decir, se han leído el índice donde se recogen las páginas que han escogido los autores, y las preguntas siempre escoran hacia el mismo lado: viste, Mario Vargas Llosa piensa que La fiesta del chivo, es su mejor libro; qué error, después de haber escrito Conversación en la catedral o La casa verde, o bien, el que sí acierta es Juan Marsé con Últimas tardes con Teresa, o Rafael Chirbes con Crematorio, es decir, lo esperado entre profesionales del sector del libro y la cultura en sus múltiples modalidades.

Sin embargo lo mejor de este libro no es esta cuestión, por muy interesante que le parezca a alguno, sino el cuestionario. Ahí se encuentra un tesoro para entender muchas cosas de la obra de cada uno de los antologizados. Podría extenderme en algunas respuestas, maravillosas, de muchos de ellos pero es preferible que el lector los halle y lo goce porque les ayudará a entender, a visumbrar claves secretas, escondidas de cómo es el proceso creador de un autor. Ahí reside la excelencia de este libro, su auténtica contribución a lo literario.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Sus mejores páginas

  1. Luisa Pallarés dijo:

    Sino las respuestas podías, al menos, poner las tres preguntas para los que no tenemos tiempo de leerlo todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s